martes, 9 de diciembre de 2014

El Atlas Comestible de Mina Holland

Un Libro para estas Navidades

Como casi todos los años por estas fechas, sale algún libro especial de gastronomía, "El Atlas Comestible" de Mina Holland no es un recetario al uso, tiene algunas recetas, por supuesto, pero es un paseo por el mundo hablando de sus características gastronómicas principales, habla de uvas y vinos, de las elaboraciones más destacadas de cada región e incluso de los cocineros más importantes. Creo que es una obra recomendable.


Casi todas las reseñas dicen que se trata de una obra de lectura y recetas, no solo de recetas, yo más bien creo que se trata de una obra de referencia y recetas, ya que la autora cita muchísimos datos interesantes que nos pueden llevar a investigar por nuestra cuenta y encontrar grandes cocineros que, al menos para mi, eran desconocidos. Quizá sea el detalle que más destaca en el libro, la multitud de referencias, está muy bien documentado.

Un ejemplo muy sencillo, para que os hagáis una idea del tono del libro, en la primera parte, Europa, empieza por Francia, concretamente en Normandía, en detalle nos cuenta del Camembert:

"El camembert lo creó durante la Revolución francesa una tal Marie Harel, granjera normanda y productora de queso que dio asilo a uno de los muchos curas que se refugiaron en el campo. El religioso en cuestión resulto ser de Brie. Según la leyenda, este compartió con Harel los secretos de la confección del Brie, y el resto es historia. No tardo en convertirse en el queso más popular del país, un auténtico icono con sus cajitas redondas de madera que, junto con una buena dosis de penicilina para conservarlo, permitieron que el queso viajara" .

Y tras el punto que da cierre a esta frase vemos la referencia "10", con lo que nos vamos al final del libro a leer la nota:

"10. Si bien hay infinidad de camemberts (la entrada del museo del Camembert incluye una degustación de tres variedades con distinto grado de madurez), lo que todos tienen en común es la cajita redonda de madera con la carismática (y coleccionable) pegatina de la tapa. El livarot tiene un sabor más exigente (al que hay que hacerse) que el camembert por todos adorado o el pon´t léveque (que se envasa en un molde cuadrado que lo distingue del resto, asi como su corteza dorada casi crujiente)".

Y tras leer la nota ya podemos irnos al LIDL a por el queso de la caja cuadrada que ponen al lado del Camembert cuando traen las delicatessen y del que no sabíamos cuál era la diferencia con el anterior.

Para ser la primera obra de Mina Holland, periodista inglesa, editora en The Guardian Cook, y apasionada de la cocina, la traducción no es muy buena, o al menos yo le veo algunos defectos, o quizá su redacción no me termina de convencer, pero es ameno. Es diferente a lo que últimamente se publica en gastronomía.


Datos del Libro
El Atlas Comestible
Autor/a: Mina Holland
ISBN: 978-84-9918-842-3
Páginas: 384
Precio: 19.90 €
Fecha de publicación: 06/11/2014

Como siempre me pasa con los libros de cocina que recorren varios países, me fijo en España, si veo mi cocina reflejada en sus recetas o mi tierra en sus opiniones, le doy un valor mucho mas alto. A diferencia de Gordon Ramsay, en su obra "El Mundo en mi Cocina", Mina Holland nos entiende, o al menos nos quiere, creo que olvida algo muy importante, o quizá no quiere mojarse en un tema tan delicado como Valencia y la Paella, pero el nivel de su paseo por nuestra tierra es bueno, y eso me lleva a pensar que la calidad de los otros lugares, si es similar, también será respetable.

En definitiva, una obra reciente, de gastronomía, algo diferente de los simples recetarios y un muy buen regalo para estas navidades.

martes, 2 de diciembre de 2014

Mindfulness aplicado a la Cocina

Cocinar de forma consciente. Cocinar con atención plena.

Casualmente me he dado cuenta porqué hecho de menos cocinar para el blog. Es sencillo, cuando preparo una receta para publicar en el blog, lo hago de manera totalmente consciente. Con atención plena.

Es como conducir un coche, cuando vas al trabajo cada mañana simplemente llegas al destino, pero cuando aprendes a conducir lo haces pensando en cada detalle.

Cocinar para el blog es cocinar con atención, sacas los ingredientes, los colocas para la fotografía, mides cada paso, pesas cada producto y estas atento, para no olvidar ningún detalle, para que, una vez redactada y publicada la receta, sea útil a quién la lea, la pueda reproducir tal y como nosotros la hicimos.

Aprendemos a cocinar, y eso es bueno, pero con el tiempo perdemos el interés mientras lo hacemos, no prestamos atención, nos acordamos del pasado, pensamos en el futuro y creamos fantasías, estar en el momento, estar en la cocina y disfrutar, estar vivos.

Me gustaría recuperar el blog y ese va a ser uno de mis objetivos para el 2015.


Imagen Libre de Derechos, Banco de Imágenes Corbis

lunes, 6 de octubre de 2014

Blog Personal

El Recetario de Eu


Como el blog ya no tiene movimiento, aunque voy a seguir guardando mis recetas, simplemente esta aquí, para poder acceder a él cuando lo necesite, y para poder escribir tranquilamente sobre cosas de cocina.

Escribiré cuando me apetezca y sobre lo que me apetezca, ya sean propuestas de menú, o recetas que casualmente salen bien. Usaré con tranquilidad fotos o vídeos del móvil y trataré de tenerlo lo más ordenado posible.

Si alguien lo quiere visitar, debe tener en cuenta que es un blog personal, que comparto por si puede ser de utilidad para alguien, que puede haber errores en los tiempos o pesos de los ingredientes, aunque intento que todo sea correcto.

Este es mi Blog de Cocina: La Cocina de Eu



jueves, 11 de septiembre de 2014

Proyectos y Dietas

Sensación de Vacío

A veces me siento inútil, como si desaprovechase el tiempo, supongo que es otro síntoma de la crisis de los 40. Termina el verano y no tengo ningún proyecto, nada que me motive, claro que tengo cosas pendientes, pero algunas ya las he dejado por imposible y otras me da la impresión que no van a servir para nada.




Ayer dos conocidos me dijeron que estaban a dieta, supongo que les durará hasta que empiecen con los dulces de Navidad.

Aún me queda una semana de vacaciones, la última de septiembre, para entonces ya debería tener objetivos, he pensado que podría retomar el tema del pan, ni me acuerdo la de veces que he dicho “voy hacer pan casero”, y hasta algo he horneado, pero luego lo dejo, como la masa madre, vivir y morir.

"Un tulipán no trata de impresionar a nadie. No se esfuerza en ser diferente de una rosa. No tiene que hacerlo. Es diferente. Y hay sitio en el jardín para cada una de las flores” - Marianne Williamson

Notas:
La imagen es Libre de Derechos del Banco de Imágenes Corbis

lunes, 1 de septiembre de 2014

Pollo Guisado

Con Picada de Almendras

Una receta de Pollo Guisado muy sencilla. Para la elaboración del Pollo no he añadido agua al guiso, en la cocción en la olla rápida hay que tener cuidado al añadir agua o caldo, siempre que traslademos recetas tradicionales a su elaboración en la Olla Rápida es muy importante tener cuidado con los líquidos, debemos tener en cuenta que la olla al estar cerrada a presión no pierde nada de vapor, por lo que si queremos una buena salsa no debemos añadir agua.


Ingredientes:

- Medio kilo de Pollo troceado.
- Una Cebolla.
- Un Pimiento Verde (Italiano).
- Un Tomate maduro.
- Dos dientes de Ajo.
- Media docena de Almendras.
- Unas hebras de Azafrán.
- Un cuarto de vaso de Vino Blanco.
- Cuatro cucharadas de Aceite de Oliva.
- Sal y pimienta.

Elaboración:

Para hacer el pollo guisado he utilizado la Sartén Rápida de Khun Rikon por su fondo gofrado, resulta más sencillo elaborar en ella el sofrito y rehogar carne, ya que el nido de abeja del fondo de la sartén evita que se peguen los alimentos, podemos igualmente hacerlo en la olla rápida normal, pero debemos tener cuidado y remover bien para que al dorar el pollo no se pegue al fondo de la olla. También vamos a necesitar un mortero, un pasapuré para triturar el tomate y una tapadera que podamos usar para tapar la olla sin presión y evitar salpicaduras.

Limpiamos el pollo, retirando las zonas de grasa y gran parte de la piel. Picamos la cebolla y el pimiento en brunoisse. Sobamos el tomate con el filo del cuchillo para quitar la piel, una vez pelado lo cortamos en cuartos y pasamos por el pasapurés para triturarlo.

Ponemos la olla al fuego y esperamos que se caliente la base. Metemos las hebras de azafrán en un trocito de papel de aluminio y lo calentamos en la base de la olla para tostar las hebras, las sacamos del aluminio y pasamos al mortero con una pizca de sal. En la misma base de la olla y sin añadir aceite, tostamos las almendras, mientras se tuestan, vamos machacando las hebras de azafrán con la sal, hasta reducir el azafrán y la sal a polvo.


Pasamos las almendras al mortero junto a las hebras de azafrán, y añadimos un fondo de aceite en la olla. Echamos sal y pimienta al pollo y vamos a dorarlo en el aceite caliente. Para dorar el pollo nos ayudamos de una tapadera distinta a la tapa de presión de la olla. Echamos el pollo, tapamos con la tapadera sin presión y movemos para que se dore y no se pegue, levantamos y con una pinzas damos vuelta al pollo. Mientras se dora el pollo, en el mortero machacamos las almendras sobre el azafrán.


Una vez dorado el pollo lo reservamos en un plato. Echamos dos ajos pelados sobre el aceite en el que hemos dorado el pollo. Dejamos que se doren, lo que tardará muy poquito tiempo, y los pasamos al mortero. Añadimos entonces la cebolla, damos unas vueltas e incorporamos el pimiento. Sofreimos.


Mientras se sofríe la cebolla y el pimiento vamos a terminar de majar bien lo que tenemos en el mortero. Recordemos: hebras de azafrán, almendras tostadas, los dos ajos y sal. Tenemos que conseguir una especie de pasta y por eso, hemos ido machacando según incorporamos cada ingrediente.


Tenemos la cebolla y el pimiento blanditos, y es el momento de incorporar el tomate rallado y la majada del mortero. Según vamos haciendo el sofrito con la espátula de madera vamos desglasando el fondo de la olla.


Incorporamos el pollo que tenemos reservado. y añadimos el vino blanco dejando que evapore el alcohol.


Sin añadir nada de agua, cerramos con la tapa de presión. Esperamos que coja presión y suban las dos rayitas. Cocinamos en presión 2 cinco minutos. En el momento que vemos el doble indicador de presión, tenemos que bajar el fuego al mínimo, solo para que se mantenga la presión en la olla, y contamos cinco minutos de reloj.


Pasados los cinco minutos, retiramos del fuego y dejamos que pierda la presión. Una vez ha perdido presión podemos abrir la olla, como siempre levantando la tapa hacia el lado contrario de nosotros para que el vapor no nos queme. Y ya tenemos un pollo guisado tradicional, elaborado en una cuarta parte del tiempo en la Olla Rápida.

martes, 15 de julio de 2014

Verano

Cierre Temporal


Cada año por estas fechas muchos blogs de cocina toman un descanso, quizá estas tendencias vayan cambiando, igual que cambian los blogs y sus lectores.

Os dejo una foto que me sorprendió en la carretera, se trata de una planta llena de mariquitas, las mariquitas se comen al pulgón y ayudan a la planta.



viernes, 13 de junio de 2014

Estoy en Wordpress - www.lacocinadeeu.es



Hola amigos, seguidores y lectores ocasionales,

Ahora también estoy en Wordpress. Si te apetece tener unicamente las recetas publicadas, puedes encontrarlas en La Cocina de Eu en wordpress. He transferido las entradas de recetas con el índice.







miércoles, 7 de mayo de 2014

Zumo Agazpachado de Fresa

Desayuno Rosa


Tras el desayuno verde ahora toca un desayuno rosa, y de verdad que esta vez si que está riquísimo, hay que olvidarse del concepto "dulce" para desayunar este tipo de batido, pero están muy buenos. No he pesado las fresas por lo que no puedo poner las proporciones exactas para dos vasos, pero el concepto es sencillo.

Ingredientes:

- Una buen puñado de Fresas (un tercio de una bandeja, unos 300 gr.)
- Una Barra de Apio
- Un Limón
- Tres cubos de Hielo (Hielo de Bolsa, del comprado)
- Una cucharadita de Aceite de Oliva Virgen (Primera Presión en Frío)
- Una pizca de Sal Yodada
- Una vuelta del molinillo de Pimienta Negra

Elaboración:

Pelamos el limón al vivo, lo cortamos en cuartos y lo echamos en el vaso de la Thermomix (o batidora similar con suficiente potencia). Las fresas le quitamos el rabito verde, las lavamos bien, y echamos al vaso del Thermomix.

Lavamos la barra de apio, le pasamos el pelapatatas por el borde para quitar los hilos y la cortamos en cuartos, echamos también el apio al vaso del Thermomix. Aliñamos con una pizca de sal, pimienta negra y un chorrito de aceite de oliva (si, sal y aceite).

Echamos los hielos, cerramos la Thermomix y trituramos, yo primero trituro al tres, cuando el vaso ya no salta voy subiendo la velocidad poco a poco hasta llegar al máximo, aproximadamente tardo un minuto.

Hasta ahora no solía echar hielos sino agua fría, y la diferencia se nota, la textura queda mejor si trituras con hielo, he echado tres cubos de los gordos comprados, que viene a ser media bandeja de los hielos echos en casa.

Y ya tenemos un zumo de fresa con un sabor bastante especial, quizá recuerde al gazpacho, pero de verdad que está riquísimo, no se me había ocurrido antes echar sal y pimienta a unas fresas, pero es genial, y sin hojas verdes, la vez que lo hice con lechuga no me gusto tanto.

Seguimos...

jueves, 24 de abril de 2014

1er Intento fallido de Angel Food Cake

Cosas que pasan

Pues ayer, tras más de un mes de espera, el maravilloso molde específico del bizcochito fue inaugurado, con un rotundo fracaso. Ni qué decir tiene que en esto de la repostería yo sigo las indicaciones al pie de la letra, vamos que no me salte ni una coma y utilice todos los productos, incluido el Cremor Tártaro.


Desde mi punto de vista, el error está en las claras, que por supuesto no montaron correctamente, o al menos no se montaron lo suficiente. Pero hay dos cosas que no me gustan: por un lado, las falsas fotos. Un bol enorme, bien amplio, con una batidora al lado y unas claras a punto de nieve, queda una foto estupenda, pero cuando metes la batidora en un bol de semejante tamaño, con las claras aún sin montar, no te cuento la que se lía en la cocina.

Y luego también está el "thermomix mágico", vamos a ver, nueve claras pasteurizadas de huevo no se montan en seis minutos en el thermomix ni de broma, por muy maravillosa que sea la maquina. Y es que ya de paso os cuento que, fracasado el intento de montar las claras en el grandísimo bol, las pase al thermomix, donde no levantaron correctamente, al menos no quedaron duras, y desde ese momento ya sabía yo que aquello no funcionaría.

Tentada estuve de echar levadura en la harina, pero como todas las recetas dicen que no, que no lleva levadura, pues no lo hice, y así salió. Subir en el horno subió, pero luego al enfriar, boca abajo por supuesto y circulando el aire, se desinflo hasta el fin. Y quedo algo de sabor aceptable, presencia horrible y apelmazado totalmente.

No se si pasar del asunto y usar el molde para otros menesteres, o intentarlo otra vez. Lo que tengo claro es que si lo vuelvo a intentar, cosa que dudo: divide y vencerás. Las claras las montaré de tres en tres y luego ya veremos...

En fin, que la repostería no es lo mío, y la próxima creo que me decanto por algo más sencillo.